4.6.14

Caída libre

Percepción clara e inmediata de saber que estoy a punto de quedar vulnerable en frente tuyo y no voy encontrar nada con que cubrirme. Estoy en una habitación de muros transparentes sin puerta, una caja de cristal donde me falta el aire. No puedo salir pero te veo en todos lados. Quiero cerrar los ojos y envolverme en mi propia piel en algún rincón de mi mente dónde no te encuentre; pero tengo la voluntad frágil del enamorado que no es capaz de llevar a cabo tales acciones contrarias a las tendencias inmediatas del momento: mi caída libre a la nada tras el doloroso quiebre de nuestro "todo" única construcción del suficiente contrapeso contra la fuerza de gravedad del mal de amores.

2 comentarios:

  1. A mi me gusta (a veces) esa vulnerabilidad cuando ves o te cruzas a ese alguien, todo ese juego del "¿se dará cuenta?" está genial al principio.

    ResponderEliminar
  2. Las cosas frágiles se deben cuidar más que las resistentes.


    Saludos!!

    ResponderEliminar