14.11.11

Ella en tercera persona.-

Ella se levantó de una siesta poco medida con el día lleno de nubes mojadas,
en una urgencia por ordenar su caos visual (aunque sea), 
se dispuso a limpiar su cuarto, empezar a organizar. 
Los fantasmas aparecieron entre los papeles y el polvo,
fotos y dedicatorias.. recuerdos de polvo que la hicieron llorar.
Y lloró, lloró con el estómago y la garganta,   
esos llantos que no se pueden controlar ni tampoco aguantar.

Ella se levantó de una siesta desmedida con el día al revés,
cometió el error de posponer el "quehacer" y de perderse en la música,
consumió temas enteros del melancólico Leonard Cohen,
una mala costumbre que heredó de su papá.
Y lloró, lloró con el estómago y la garganta,
esos llantos que no se pueden controlar ni tampoco aguantar.


Ella lloró dos días seguidos con lágrimas a puertas cerradas,
lloró por todo y por nada, por lo que fue y lo que es.
Ella hablaba en tercera persona para abstraerse y quizá entenderse.
Ella está llorando ahora mientras escribe, y no lo puede controlar. 

18 comentarios:

  1. Si llorar despeja al fin, bienvenido sea. Las cosas, como ordenar, hacerlas cuando uno se puede bancar las consecuencias. No llores más muchacha...

    ResponderEliminar
  2. Yo lloré demasiado este finde, pero asi he despejado el alma..
    Llore Mari, llore.. Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  3. Las lagrimas llegan siempre, a veces no queremos entregarnos, otras veces la buscamos entre películas y canciones, como cazador quien su presa desea.

    Las lagrimas siempre han generado en mi ese misterio, esa dualidad y dicotomía que están en ellas o que por lo menos creo verlas.

    A veces es lindo llorar, otras veces es preferible reír pero son todos estados propios por los cuales debemos atravesar.

    Quizás el verse en tercera persona es como una manera de salir dentro de nuestro cuerpo y mirarnos desde otro angulo como creyendo cierto desconocido, como una manera de extrapolar sentimientos, de revolver nuestros pensamiento...

    ResponderEliminar
  4. a veces alejarte de vos ayuda a entenderte, y las lágrimas limpian...

    ResponderEliminar
  5. son terribles los dias al reves. el mundo al reves.yo por mas que quiera mi mundo nunca se queda quieto.es mejor no vivir del pasado. por algo es mejor siendo pasado. hay que respirar profundo y bueno. no se que tanto escribo si soy la mas caotica en este momento. saludos y alegria :)

    ResponderEliminar
  6. llorar por todo, y por nada.
    profundo y precioso texto.
    que la tempestad de paso a la calma,y que las sonrisas afloren en tu cara.
    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  7. es de esta cancion :)
    http://www.youtube.com/watch?v=k5CQ20m2IX4

    ResponderEliminar
  8. Llora niña, llora cuanto puedas. Anoche lloré mucho y aunque eso no haya solucionado las cosas, algo liberé de esa tristeza que se me acurruca a veces en la garganta.
    Nos vemos en el camino.
    Tchau

    ResponderEliminar
  9. Ninguna lagrima es por siempre... todo llanto acaba... me recuerda un momento de mi vida no hace demasiado tiempo... dolio tanto que el amor me tomo por sorpresa... y sin imaginar volvi a sonreir... Mas tierno, mas sincero...
    Abrazo grande linda! un dia las lagrimas daran paso a las sonrisas...

    ResponderEliminar
  10. muy bueno, me hizo acordar una frase de derrida, un filósofo francés. "las lágrimas dicen que los ojos no están hechos para ver sino para llorar"

    ResponderEliminar
  11. Me pasó varias veces de no poder controlar el llanto, de que salga a mares sin que yo pudiera hacer nada al respecto. Pero tiene algo de positivo, es como si uno se limpiara y luego, al día siguiente, las cosas se ven totalmente distintas... Catarsis...

    Interesante blog...


    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Vi mi comentario publicado! lo borraste??? te agarro un ataque de pacatismo???

    ResponderEliminar
  13. me dieron algunos escalofríos!
    y es q realmente la mayoría de la veces sabes como llegar con tus palabras..
    don de algunos pocos!

    "-Nunca te has puesto a pensar que las personas son una maquina de fabricar sentimientos.- me dijo.
    Seguí mirando fijo la botella, y me seque los ojos con la manga de mi camisa.
    -Algunos los esconden, pero en algún momento tienen que soltarlos todos juntos, y es ahí cuando los largamos como pequeñas gotitas de sentimientos, que salen por el lugar que refleja nuestra alma, los ojos.- continuó el anciano.
    Bebí lo que quedaba en el vaso, y serví un poco en el vaso de él y en el mio.
    - Es como una canilla que esta rota. Gotea sin parar, y por mas que le pongas un recipiente abajo, para que contenga esas gotas que caen como parte de una pesadilla, llega un momento en el que el recipiente se llena, se rebalsa y las gotas caen despojadas con violencia del alma que se encuentra desolada. Y estas lagrimas, recién son libres cuando terminan en el mar.-dijo el anciano.
    - Nunca me creí el cuento de que las lagrimas van a parar al mar. Para mi las lagrimas se hacen nubes y se juntan en el cielo con nubes de lagos, de ríos, de océanos y de otras lagrimas. Y cuando se juntan todos los sollozos en el alba, se forman las nubes que hacen que llueva. Es por eso que pienso que la lluvia no es mas que las lagrimas de todos nosotros juntos, derramadas por el cielo.- le conteste al hombre, que me miraba como sorprendido de que hablara."

    ResponderEliminar
  14. Ella, esta ella, también llora y no sabe por qué. Esto de ponerlas a ellas en tercera persona ayuda, esto de llorar tanto no.

    ResponderEliminar
  15. Llorar no solo nos limpia el alma si no que también saca cosas reprimidas que llevábamos dentro, llorar de vez en cuando está bueno!
    Que estes bien :)

    ResponderEliminar
  16. Lo único que se me dio por decir es que mi vida empieza a perder un poco de sentido sin las siestas. Sin esas siestas en las que estoy pensando ahora.

    ¡Salú'!

    ResponderEliminar
  17. Ella se sintió tan identificada con este hermoso post, en este día en particular, que si no fuera porque la casa estaba rodeada de gente, se hubiera puesto a llorar.
    Lo que más le gustó fue ver que no es la única a la que le cuestan tanto sus lágrimas que solo puede hablar de sí misma en tercera persona.
    A ella, leer estas cosas la hace sentir mejor, y le agradece por tan hermoso arte

    ResponderEliminar