2.11.10

Una metáfora ridícula

Dicen que si no te subís al tren que viene, éste no pasa de nuevo.
Yo digo que es mentira. Siempre viene otro, hay varios.. a no ser que tomés el tren fantasma, por algo hay un servicio de horarios y toda la cosa.
Bueno, resulta que yo estoy esperando un tren que no viene, uno que no figura en la planilla de llegadas ni tiene día ni horarios, yo espero al tren fantasma.. No llega y ya se me acalambraron las piernas de esperar, ya me cansé y además tengo sed.
Asique nada de trenes y basta de esperas, me voy a tomar un bondi.
Lo espero sentada y bien lo vea me subo.

(Creo que ahí está!)

2 comentarios:

  1. yo también estoii más qe cansada de esperar mi trén, pero si aún continúo viva supongo qe es porque confío en su llegada i espero qe la valga por todo el tiempo perdido,
    aa y mil gracias por tu comment!!! ''es lo que hay, pasen y vean y si no quieren ver, del la vuelta =D'' jjaja, ojalá yo pudiera aplicar éso en mí! me aferro tanto a alguien/algo i ya me angustia tanto qe ni siquiera puedo aceptar más la negación, no creo qe siempre me merezco el rechazo, aunque mi vida es así, lamento ser parte de los buenos, como dijo Freud:( 'los buenos son los qe se contentan con soñar aquello qe los malos hacen realidad'. Soy demasiado buena.. :(

    ResponderEliminar
  2. Y como dijo algún gil que tenía razón:
    Lo bueno se hace esperar, y cuando menos te das cuenta porque mirabas al piso, levantas la cabeza y lo tenés ahí, te lo tropezaste!

    Para cuando necesites, me avisa nomás eh?
    Saludos!

    ResponderEliminar